Perro viejo

Los años no llegan solos

Gracias a los avances de la medicina veterinaria nuestros perros viven más que antes. Uno de los efectos de estos avances es que las mascotas se observa cuenta tenemos que enfrentar el desafío de la edad. Los perros viejos requieren de cuidados especiales.

La llegada de un perro a su vejez inicia una etapa de cambios. Para mencionar algunos de ellos iniciamos con los requerimientos alimenticios de un perro sénior, los cuales son diferentes a los de uno joven, y los planes de vacunación y desparasitación deben ser reprogramados por el experto. Un canino anciano no tendrá la misma energía que exhibió durante sus primeros años; esto es importante conocerlo y aceptarlo.

¿Cómo saber que tu perro es un sénior?

Esto depende de cada animal. En términos generales, las razas grandes y gigantes envejecen más rápido que las pequeñas. Por ejemplo, un gran danés puede considerarse un perro anciano a los cinco o seis años, mientras que un yorkshire terrier apenas estará en la mitad de su vida a esa misma edad.

Enfermedades relacionadas con la edad en los perros viejos

La artritis es una de las patologías más comunes en perros mayores, limitando el movimiento y actividad de quienes la sufren. Las enfermedades dentales también pueden ser un problema a medida que el calendario de tu mascota avanza, en común que pierdan sus dientes con los años. Una dieta cruda puede ayudar a resolver esta situación. Estas dos condiciones pueden incidir directamente sobre el peso corporal y su salud.

Entre otras situaciones pueden presentarse enfermedades renales, hepáticas y cardíacas, así como tumores cancerígenos y cataratas oculares son parte de la gran lista de enfermedades que ocurren con regular frecuencia en los perros adultos mayores.

Cambios en el comportamiento

Algunas variaciones en su comportamiento puede indicar que el cambio está ocurriendo. Como propietario, tienes un papel fundamental: el de detectar estas transformaciones tempranas y consultar al veterinario a tiempo.

  • Menor reacción a los sonidos
  • Confusión
  • Desorientación
  • Menor interacción con humanos
  • Mayor irritabilidad
  • Respuestas pobres a las órdenes
  • Mayor agresividad y comportamiento protector
  • Mayor ansiedad
  • Menor acicalamiento
  • Actividades repetitivas
  • Cambio en los ciclos del sueño
  • Menor actividad

Estos son algunos consejos para ayudarte a manejar esta etapa:

  • Programa visitas periódicas al veterinario: Tu perro debe visitar al menos una vez al año al médico veterinario, salvo que observes alguna anomalía por pequeña que parezca; Recuerda que es mejor prevenir que curar.
  • Evaluación de condición corporal: Esto es crucial para determinar si tu mascota tiene sobrepeso o está por debajo de su peso corporal. Los perros con sobrepeso tienen una mayor probabilidad de sufrir de enfermedades como diabetes, problemas cardíacos, de piel e incluso cáncer. Tu veterinario puede sugerirte el mejor alimento para que tu peludo se mantenga en su peso ideal.
  • Aliméntalo con comida de calidad: Infórmate sobre las mejores opciones de alimento para tu peludo, de acuerdo con su edad y estilo de vida.
  • El alimento formulado será un gran aliado: Puede que tu perro requiera de comida formulada. Por ejemplo, las dietas bajas en sodio son indicadas para perros con problemas cardíacos, mientras que aquellas con bajos niveles de calcio y fósforo contribuyen al manejo de enfermedades renales.
  • La suplementación no está de más: Los ácidos grasos y la glucosamina han demostrado ser de gran ayuda en perros con problemas articulares.
  • Cuida su boca: La profilaxis dental puede contribuir a la salud de tu perro durante toda su vida y esto se evidenciará cuando esté en la última etapa de ella.
  • El eternamente recomendado ejercicio: Los beneficios de la actividad física no tienen discusión. Una rutina de ejercicios le ayudará a que la vejez sea más llevadera.
  • A jugar siempre: El juego no solo es cosa de cachorros; durante la vejez, le puede aportar salud mental y física a tu animal.
  • Consideraciones especiales: Un perro con artritis se beneficiará de una cama más blanda y de no tener que subir escaleras a diario. Si sufre del corazón, no debe ser exigido físicamente al extremo. Los perros adultos sin esterilizar tienen más riesgo de sufrir de cáncer.

Fuente: 4patas.com.co

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *