gatos y perros también hacen ejercicio

Los gatos y los perros también hacen ejercicio

En un día típico recordamos que nuestros gatos y perros también hacen ejercicio, y decidimos salir con nuestros perros a un lugar abierto, con la pretensión de jugar con nuestro frisbiee o una pelota y todo transcurre con normalidad hasta que una tórtola o una ardilla aparece en escena. Siguiendo sus instintos termina el juego y comienza las cacerías: la de nuestro perro persiguiendo su presa y la nuestra tratando de coger a nuestro amigo para evitar que vaya lejos.

Aunque no son todos los casos, ésta persecución dependerá de la edad, raza e incluso temperamento de nuestr@ amigo@. Conocerlos es necesario para programar nuestras actividades y sitios ideales para su ejercicio. Cada raza tiene sus condiciones dependiendo de su estructura física, delgados de amplia capacidad pulmonar son ideales para correr, pequeños y ágiles son muy buenos saltando, pequeños y de hocicos chatos deben tener precauciones pues su respiración puede verse limitada por su estrechez en los orificios nasales.

El ejercicio no se limita solo a los perros. Los gatos por su parte deben ejercitarse por un tiempo de una hora diaria en diferentes momentos del día.

Al considerar el ejercicio en nuestros perros y gatos, estamos apoyando a la tenencia adecuada de nuestras mascotas, además de generar un mejor vínculo promueve muchos beneficios a nivel de salud física y mental.

Como saber el ejercicio adecuado?

En todo caso, es necesario acudir a la consulta veterinaria para realizar un diagnostico sobre el adecuado ejercicio de nuestro amig@; hay enfermedades y condiciones que a nuestros ojos pasan ocultas, hipertension, condiciones especiales en articulaciones, bajo o alto peso, o simplemente conocimiento de las limitaciones de la raza que nos acompaña.

Cuando ya los consideramos “senior”, nuestros amig@s pueden presentar condiciones especiales propias de la edad, así que el ejercicio debe ser limitado o controlado. No lo obligue si no desea caminar, así mismo si se sienta en medio de su paseo, espere a que tome el ritmo nuevamente. Es cuestión de observar sus comportamientos con la edad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *