Perros y transporte publico

Moverse en la ciudad con mascotas

Moverse en la ciudad con mascotas hoy puede considerarse una odisea si nos referimos puntualmente al transporte público. De acuerdo con el Ministerio de Transporte, Ley 769 de 2002, capitulo IV, artículo 87, determina la prohibición “de llevar animales y objetos molestos en vehículos para pasajeros a excepción de perros lazarillos”. Por otra parte la Corte Constitucional declaró el tema de los animales exequible mediante sentencia C-439 de 2011, es decir, “se exceptúan de dicha prohibición los animales domésticos siempre y cuando sean tenidos y transportados en condiciones de salubridad, seguridad, comodidad y tranquilidad”. Siendo así, los buses de transporte público deberían permitir el acceso de mascotas a sus vehículos siempre y cuando cumplan los requisitos; como normalmente ocurre, nadie conoce esto.

Que hacer entonces para Moverse en la ciudad con mascotas?

En el metro las reglas se pueden resumir de esta manera: El horario de transporte de mascotas es de lunes a viernes entre 9:00 a.m. y 3:00 p.m. , los sábados, domingos y festivos entre 9:00 a.m. y 12:00 m. La mascota debe ir en un guacal que no puede superar los 60 cm por cada cara o lado. El propietario debe portar el carné de vacunación vigente. La mascota no puede ocupar las sillas ni pueden ser alimentados en las instalaciones ni tener en el guacal o contenedor, recipientes o paquetes que contengan alimentos sólidos o líquidos. Los perros deben tener bozal. Ninguna mascota puede ingresar al metro cable líneas K, J y L. una persona no podrá transportar más de una mascota a la vez y por trayecto.

Los buses intermunicipales en ocasiones ofrecen este servicio. Hay algunos que permiten las razas medianas y pequeñas en guacal, con carné de vacunación y con bozal o pañal de ser necesario, las razas grandes estarían condicionadas al acceso de acuerdo con el criterio de la transportadora. Los de servicio público dentro de la ciudad se basan en la ley, pero en ocasiones no permiten el ingreso de mascotas a sus vehículos. Otros lo hacen condicionados a cómo vaya el bus en ese momento.

Los taxistas son libres en permitir o no el acceso de una mascota a su vehículo. Sin embargo, hay empresas de este tipo de transporte público como Coopebombas que cuenta con cerca de 300 taxistas en un programa especial para transportar mascotas. Ellos reciben además de un kit de limpieza, capacitación con un experto en comportamiento animal, para que sepan cómo reaccionar cuando las mascotas se alteren. El servicio tiene un costo de $3.000 pesos adicionales al costo normal de la carrera. En servicios como Uber también depende de que el conductor lo permita o no.

Fuente: elcolombiano.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *